AUSTRALIA: el gobierno australiano procesara los crímenes de guerra que el ejército haya podido cometer en Afganistán

El gobierno australiano anuncia que nombrará un investigador especial para procesar los crímenes de guerra que el ejército haya podido cometer en Afganistán. Scott Morrison, primer ministro, ha declarado que «hay un número significativo de incidentes que deben investigarse».

«Dadas las acusaciones de faltas de conducta grave y posiblemente delictiva, las cuestiones planteadas en la investigación deben evaluarse e investigarse y, cuando las acusaciones estén fundamentadas, procesarlas en los tribunales», ha declarado Morrison.

La medida del gobierno australiano se anunció una semana antes de la publicación de un informe que investiga las denuncias sobre los presuntos delitos cometidos por el ejército entre 2005 y 2016 en Afganistán, incluido homicidios extrajudiciales.

A la pregunta de: ¿Esto mitiga la posibilidad de que nuestros soldados sean llamados ante la Corte Penal Internacional? Morrison: Creemos que sí (…) tenemos que lidiar con esto como australianos, de acuerdo con nuestras propias leyes.

Un informe de las Fuerzas de Defensa de Australia concluye que existen pruebas creíbles de que soldados de élite «mataron ilegalmente» a 39 prisioneros y civiles afganos sin estar «bajo la presión del combate».

Los asesinatos se produjeron en su mayoría entre 2012 y 2013. La investigación indica que en algunos casos los soldados colocaron armas, municiones y otros equipos de combate no registrados junto a los cadáveres para hacerlos pasar por combatientes enemigos y considerarlos de este modo como «objetivos legítimos».

Asimismo, algunas de las ejecuciones extrajudiciales se produjeron como rituales de iniciación para los soldados más jóvenes, a veces obligados por altos rangos del ejército y presionados para impedir que denunciaran los crímenes.

El general Angus Campbell ha calificado lo ocurrido como el episodio «más vergonzoso de la historia militar de Australia» y ha pedido perdón «sinceramente» al pueblo afgano por «las graves acusaciones de mala conducta» de sus soldados.

Según Campbell, los soldados «estaban involucrados en una cultura de guerra donde tomar atajos y violar las reglas se normalizó (…) Esta cultura distorsionada fue amplificada por algunos suboficiales que buscaban fusionar la excelencia militar con el ego y elitismo».

Campbell también ha declarado que los involucrados habían «manchado» su regimiento, las fuerzas armadas y Australia, además de anunciar que serán remitidos a la oficina del investigador especial para crímenes de guerra.

Fuente: Khalida Zaki.

NUESTRO DIARIO DIGITAL SE SOSTIENE GRACIAS A LAS DONACIONES DE AMIGOS Y SUSCRIPTORES MUCHAS GRACIAS!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *